LA EVALUACIÓN DEL PROCESO

Uno de los principales problemas que plantea la educación en valores, es ¿cómo evaluar la actividad?.¿Qué mecanismos, qué criterios debo tener en cuenta a la hora de juzgar el trabajo realizado por los alumnos?

Hay que recordar que:

Por tanto: La primera cuestión que debemos plantearnos es:

¿Qué vamos a evaluar?.
La respuesta no es otra que: actitudes y valores. Que es lo mismo que decir que el alumno, a lo largo del tiempo en el que se ha llevado a término la actividad programada, ha manifestado el suficiente interés en la misma y que ha alcanzado los objetivos planificados. De una manera práctica podemos determinar que este interés ha estado patente y ha existido cuando el alumno haya atendido, trabajado, participado, en y a los problemas planteados.

Elementos a tener en cuenta:

  • La atención: Esto se manifiesta, entre otros aspectos, en que el alumno/a muestra predisposición al aprendizaje;mejora en sus habilidades argumentales; escucha los argumentos de los demás y manifiesta su conformidad o diferencias de criterios; rechaza y proporciona argumentos originales; respeta y pide su turno de palabra....
  • El trabajo: El alumno cuida su cuaderno personal y lo tiene al día; realiza los trabajos escritos de forma correcta, tanto en los aspectos formales como en los materiales; completa el personal fichero de términos y de filósofos.
  • La participación: El alumno colabora en la búsqueda de soluciones al dilema de forma colectiva e individual; manifiesta mejoras en su capacidad dialógica; realiza los comentarios; imagina hipótesis; propone dilemas...

¿Cómo hacerlo?.

    Fundamentalmente de tres maneras:

  1. Observación en la clase:
    Tomando nota de la evolución diaria del alumno. Para esto es fundamental tener una ficha no solo individual del alumno, sino de cada uno de los grupos. Diariamente el profesor deberá completar determinados datos para que, al acabar el proyecto, pueda tener criterios suficientemente claros como para determinar elementos que le permitan emitir un juicio sobre el alumno.
  2. Análisis del cuaderno personal del alumno.
    Si en otros temas en valioso, aquí es fundamental. Representa el diario de trabajo del alumno. El profesor deberá controlar y examinarlo de vez en cuando. Es el libro de contabilidad del trabajo realizado.
  3. Pruebas objetivas.
    Finalmente, y si se desea, se podrá realizar, al término del programa, un ejercicio de valoración individual. En él se propondrá un dilema breve para que cada alumno lo resuelva sin el recurso a los demás. El dilema deberá reunir algunos de los elementos tratados en los dilemas realizados a lo largo de las clases.

[volver]