Determinantes del crecimiento de una población Una población es un sistema compuesto por al menos un Stock, sometido a una serie de flujos de entrada de nuevos individuos y a la perdida de sus miembros por una serie de flujos de salida. La evolución de este stock de población a lo largo del tiempo, es lo que conocemos como crecimiento de la población y su estudio es uno de los objetivos fundamentales de la Demografía.
 
 

La dinámica de población es la parte de la demografía que estudia las leyes que relacionan y determinan la evolución del stock y de los flujos poblacionales a lo largo del tiempo. La ecuación básica del crecimiento en todo sistema demográfico, se denomina ecuación compensatoria. En ella el stock de población en una fecha dada, se pone en función de un stock previo en una fecha anterior, más los balances de flujos de entrada y salida que se han producido durante estas dos fechas.

En el caso de un sistema poblacional constituido por una población geográficamente delimitada (por ejemplo la población que reside en Andalucía, los flujos demográficos básicos que componen el sistema son el par nacimientos-inmigraciones como entradas y el par defunciones-emigraciones como salidas. En este caso la ecuación compensatoria usando una expresión formalizada es la siguiente

El efectivo de población en el instante ti es igual a la población en un instante anterior t0, más los nacimientos que se han producido durante el período t0-ti, menos las defunciones del mismo período, más las inmigraciones entre t0-ti, menos las inmigraciones del mismo período.
 
 

Todo flujo de interés demográfico, es un flujo de entrada o salida de un stock que pertenece a la estructura de nuestro sistema demográfico bajo estudio y por lo tanto conecta dos compartimentos o stocks poblacionales, donde al menos uno de ellos debe de permanecer en el sistema. En este sentido restringido, todo evento demográfico (flujo individual) es una transición entre dos estados posibles dentro del sistema (stock). Sin embargo, en Demografía aplicada, no resulta siempre posible utilizar esta definición restrictiva de flujo, pues si bien es deseable llegar a este nivel de formalización por deficiencias de información, deficiencias teóricas o problemas de coste y viabilidad práctica, tenemos que trabajar con esquemas prácticos menos puristas, como por ejemplo el estudio de los nacimientos o matrimonios sin fijarnos en el orden o la determinación de determinados indicadores sobre la población general, en lugar de sobre la población a riesgo.