Estructura de una población Mientras que la dinámica de población se ocupa de los aspectos diacrónicos de las poblaciones, la estructura de población es la parte que estudia los aspectos "sincrónicos" de las poblaciones. Esta "estructura demográfica de una población" es la clasificación de la población, estudiada en una serie de categorías o estados, los cuales están interconectados entre si o con otros estados externos al sistema, mediante una serie de flujos demográficos. Esta estructura equivale a la modelización de aquellos aspectos que la Demografía (o el demógrafo) considera relevantes como determinantes del crecimiento de la población. Cada estado así definido es un stock y las relaciones entre estados o transiciones son los flujos del sistema. "Estructura" es pues, la subcomposición de una población en un momento dado, de acuerdo a un conjunto de características, que son consideradas demográficamente relevantes. El concepto de "demográficamente relevante" depende de la complejidad con la que se defina un "sistema poblacional" dentro de un estudio demográfico dado y en función de unos objetivos concretos.
 
 

La estructura poblacional más simple que podemos imaginar es un sistema con dos compartimentos (dentro® fuera) y en ella una población de individuos homogénea que sufre un único flujo de salidas. Este modelo tan simple es el que emplean las tablas de vida del momento. Las poblaciones humanas observadas tienen por desgracia para los analistas demográficos y por suerte para sus miembros, estructuras mucho más complejas.
 
 

Existen dos características básicamente relevantes, casi en cualquier tipo de poblaciones humanas: La composición por sexo y edad de las poblaciones. La composición o distribución por edad (estructura etaria) y por sexo de la población en un momento dado es lo que se conoce como Pirámide de Población.