Posiciones cómodas para la persona cuidada


Las posiciones básicas de descanso que puede adoptar una persona que permanece largo tiempo en la cama son cuatro: decúbito supino o boca arriba, decúbito lateral o de lado, decúbito prono o boca abajo y fowler o semisentado.
Decúbito supino:
 La persona se encuentra acostada sobre su espalda, con los brazos y las piernas extendidas. Las rodillas han de estar ligeramente flexionadas, los pies en ángulo recto con respecto al cuerpo y los talones sin contactar con la ropa de la cama para evitar las úlceras por presión.
Para conseguir la correcta alineación del cuerpo se pueden utilizar almohadas, cojines y apoyos.
Esta postura se emplea con mucha frecuencia, ya que en ella suele permanecer el paciente la mayor parte del tiempo que está en la cama.

Decúbito lateral:
La persona se encuentra acostada de lado, con la cabeza apoyada sobre la almohada. El brazo inferior, flexionado a la altura del codo y paralelo a la cabeza. El brazo superior, flexionado y apoyado sobre el cuerpo, sobre la cama o sobre una almohada para facilitar la expansión torácica. La pierna inferior, con la rodilla ligeramente doblada, y la pierna superior, flexionada a la altura de la cadera y la rodilla. Los pies en ángulo recto para evitar la flexión plantar.
Esta postura puede ser lateral izquierda o derecha, según la zona corporal sobre la que se esté acostado. Igualmente, se pueden utilizar dispositivos para favorecer la alineación corporal: almohadas y cojines.
Esta posición se utiliza para administrar enemas (decúbito lateral izquierdo), para cambiar las sábanas de la cama, realizar la higiene corporal y efectuar cambios posturales.

Decúbito prono:
La persona se encuentra acostada sobre su abdomen, con la cabeza girada hacia uno de los lados y los brazos flexionados a ambos lados de la cabeza para lograr la expansión torácica. Los brazos también pueden estar alineados a lo largo del cuerpo.
Esta postura se usa en pacientes sometidos a cirugía dorsal, para dar masajes en la espalda y para realizar un plan de cambios posturales.

Posición de Fowler o semisentado:
La cabecera de la cama está elevada hasta formar un ángulo de 45 grados; si la cama no se eleva, se puede conseguir esta inclinación por medio de almohadas o cojines. Las rodillas están flexionadas y los pies en ángulo recto. Bajo las rodillas se pone una almohada para descanso de éstas. Esta posición facilita al encamado actos como comer o leer.
 
 

En todas las posiciones se deben vigilar las posibles zonas de riesgo para evitar la aparición de las úlceras por presión.