Manifiesto del señor Aa

el antifilósofo

sin la búsqueda de yo te adoro

que es un boxeador francés

valores marítimos irregulares como

la depresión de Dadá en la sangre del

bicéfalo

resbalo entre la muerte y los fosfatos

indecisos que raspan un poco el cerebro

común de los poetas dadaístas

afortunadamente

pues

oro

mina

las tarifas y la vida cara me han decidido a

abandonar las D

no es cierto que los falsos dadás me

las hayan quitado ya que

el reembolso comenzará en cuanto

es como para llorar la nada que se llama

nada

y he barrido la enfermedad en la aduana

yo caparazón y paraguas del cerebro

de mediodía a las dos de abono

supersticioso desencadenando los engranajes

del ballet espermatozoico que hallarán

ustedes en ensayo general en todos

los corazones de individuos sospechosos

yo les comeré un poco los dedos de ustedes

yo les pago la renovación del abono del

amor en celuloide que rechina como

puertas de metal

Y ustedes son unos idiotas

yo volveré una vez como su

orina renaciente a la joíe de viv:re el

viento partero

y establezco un pensionado de mantenedores

de poetas

y vengo una vez más para comenzar

de nuevo

y son ustedes unos idiotas

y la llave del selfcleptómano no

funciona más que con aceite crepuscular

en cada nudo de cada máquina

está la nariz del recién nacido

y todos somos idiotas

y muy sospechosos de una nueva forma

de inteligencia y de una nueva lógica

a la manera de nosotros mismos

que no es Dadá de manera alguna

y ustedes se de dejan llevar por el

Aaísmo

y todos ustedes son idiotas

cataplasmas

en alcohol de sueño purificado

vendajes

idiotas

vírgenes