Montesquieu, Charles-Louis de Secondat, barón de la  Brède y de
(1689-1755)

Jurista y filósofo político francés. Nació en el castillo de la Brède, cerca de Burdeos, ciudad en la que estudió derecho. Posteriormente completó sus estudios en París, pero de vuelta a Burdeos ejerció como magistrado y como parlamentario de esta ciudad. Viajó por varios países (Italia, Austria, Hungría, Prusia e Inglaterra).  De vuelta a Francia se vinculó a los enciclopedistas, escribiendo un artículo sobre el gusto para la Enciclopedia. Entre tanto, Montesquieu había ido preparando los materiales para la publicación de su obra fundamental El espíritu de las leyes (1748) s fruto de aquellos viajes por diversos países, y que tardó veinte años en escribir.

En dicha obra elaboró un novedoso enfoque de las leyes, los hechos sociales y la política en la que se desvanecía la clásica oposición entre las tesis iusnaturalistas y las tesis escépticas, que atribuían el fundamento de las leyes a la arbitrariedad de los legisladores;  consideraba más bien que las leyes proceden de relaciones necesarias derivadas de la naturaleza de las cosas y las relaciones sociales, de forma que no sólo se opuso a la separación entre ley natural y ley positiva sino que consideraba que son complementarias.

Cada pueblo tiene las formas de gobierno y las leyes que son propias a su idiosincrasia y trayectoria histórica, y no existe un único baremo desde el cual juzgar la bondad o maldad de sus corpus legislativos. A cada forma de gobierno le corresponden determinadas leyes, pero tanto éstas como aquéllas están determinadas por factores objetivos tales como el clima y las peculiaridades geográficas que, según él, intervienen tanto como los condicionantes históricos en la formación de las leyes.  Toma en consideración todos los factores determinantes de las formas políticas de gobierno, y rechaza la existencia de un único patrón para juzgarlos.

El ideal político  que defiende es el de la consecución de la máxima libertad aunada a la necesaria autoridad política:  rechaza  las formas de gobierno despóticas,  pues niegan de raíz el principio mismo de la libertad. Pero para garantizarla al máximo  que es imprescindible, siguiendo el ejemplo de Inglaterra, la separación de poderes. Muy influenciado por Locke, desarrolla la concepción liberalista de éste, y además de considerar la necesidad de separar el poder ejecutivo del poder legislativo, piensa que también es preciso separar el poder judicial. Esta separación de los tres poderes ha sido asumida y aplicada por todos los gobiernos democráticos posteriores.

Su ideal político se expresa en la monarquía constitucional.
 

Obras:


Ir página principal.