Emmanuel Joseph  Sieyés

( Fréjus ( Provenza),1748-París 1836)

Eclesiástico, escritor y político francés.Después de abrazar la carrera eclesiástica, realizó estudios en la Sorbona, que le permitió conocer el pensamiento de la mayoría de los ilustrados y, sobre todo a Locke,  de quien tan deudor resultaría su pensamiento. Fue nombrado representante del clero  en los Estados de Bretaña, donde experimento personalmente el mundo del privilegio, origen de la pasión antiaristocratica que, le acompaño gran parte de su vida. Se traslado a París,  donde fue nombrado comisario en la Cámara soberana del clero francés. En julio de 1788, Necker consigue el beneplácito real para convocar Los Estados Generales, solicitando a las personas instruidas el envío de memorias relativas a la convocatoria. Comenzaba así su vida pública, en respuesta a dicha petición redacto Consideraciones sobre los medios de actuación de los cuales podrán disponer los representantes de Francia en 1789, en donde exponía los fundamentos de su concepción política. Escribió Ensayo sobre los privilegios, texto decididamente político y al finalizar 1788, concluía ¿Qué es el Tercer Estado?. Desde comienzos de 1789 adquirió una dimensión pública insospechada, el abate fue recibido en los clubes y sociedades parisinos, en los que convivió con la elite política: Lafayette, Condorcet, Talleyrand...ingreso en la Logia de los Filósofos.
 Fue elegido de forma excepcional como representante del Tercer Estado por París, incorporándose a la Asamblea poco antes de finalizar el mes de mayo,  siendo responsable directo de la proclamación de la Asamblea Nacional Constituyente, desarrolló a partir de entonces una gran actividad parlamentaria y publicista. Perteneció a la Convención, votó la muerte de Luis XVI e incluso llego a ser tachado de contrarrevolucionario y viviendo en los meses del Terror semioculto.. Después del 9 Termidor fue miembro del Consejo de los Quinientos, el 18 de junio de 1799, fue elegido presidente del Directorio, sumido en la disyuntiva entre la anarquía legal y el despotismo instable, decidió perder la República para salvar la Revolución  y contribuyó al golpe de Estado del 18 Brumario (9 de noviembre  de 1799) que abría paso a una nueva etapa en la historia de Francia, siendo proclamado  segundo cónsul (junto con Bonaparte (1º cónsul y con atribuciones superiores) y a Ducos) y  fue nombrado conde en el Imperio. El teórico cuyos escritos hicieron estallar la Revolución fue quién precipitó su fin. Ironías de la historia.