MONUMENTOS
 

Campo dolménico de Alberite

Encontrado a 4 Km. de Villamartín, Alberite I , el único de los cinco dólmenes que ha sido excavado hasta hoy, consta de una galería cubierta de 20 m. de longitud con diferenciación interior mediante jambas. Las piedras (ortostatos) laterales y de cubierta son de grandes dimensiones ( hasta 8 toneladas de peso) conteniendo decoración  esquemática  a base de pintura ocre y grabados que representan al sol, armas, serpientes y figuras humanas. La pintura roja usada en su interior le daba carácter sagrado. 

En su interior fue enterrada una pareja con su ajuar funerario hace unos 6.000 años, por lo que es una de las sepulturas más antigua no sólo de la Península sino de Europa.

El Dolmen forma parte de una extensa necrópolis megalítica que se extiende por las llanuras de Villamartín. 

Castillo de Matrera

Fortaleza árabe situada en la cima del monte Pajarete, construida  en el S. XI al formarse los reinos de Taifas.  Se divide en dos partes bien diferenciadas: la torre del Homenaje, defendida por un recinto amurallado que la rodea , y el gran patio de armas totalmente rodeado de murallas.

Formó parte de la Banda Morisca, junto con los castillos de Lopera, Cote, el Águila y el Bollo, para defender Sevilla de las incursiones musulmanas. 

Reconstruida  por Fernando III, que la ganó en el siglo XIII, volvió a manos musulmanas a principios del siglo XIV, para volver a ser conquistada en 1341 por Alfonso XI. Volvió a ser asediada por los musulmanes granadinos en 1408 y en 1445.

Es Monumento Nacional desde 1949

Santuario de la Virgen de las Montañas

Está situado a 9 Km. de la ciudad, en la falda del cerro de Pajarete, muy cerca de la fortaleza de Matrera.

 Lugar de peregrinación y romería, cada 8 de septiembre, devotos de toda la provincia se acercan a la ermita para visitar a la Virgen chiquita en una renombrada Romería. 
         Es una de las devociones mas arraigadas en Villamartín y su comarca. La tradición afirma que la imagen quedó abandonada y perdida entre la maleza, hasta que un leñador la encontró en el S. XVI. 

Santa María de las Virtudes
         Iglesia en la que encontramos reflejadas las tres fases de construcción acaecidas durante su historia. En su origen fue un templo gótico- mudéjar de tres naves fechado en el S. XVI.

El crucero y la capilla mayor corresponden a una reforma renacentista de la segunda mitad del siglo XVI. En la segunda mitad del siglo XVIII, a consecuencia de los daños sufridos tras el terremoto de Lisboa, construyéndose los últimos cuerpos de la torre y el coro.

Destaca el retablo mayor construido por Rivas y las esculturas realizadas por Pedro Roldan.

Acoge a las Hermandades del Nazareno y el Resucitado.

Convento de San Francisco
         Convento franciscano, la iglesia fue construida en el siglo XVI sobre la ermita de la Santa Vera Cruz y albergó a los frailes franciscanos hasta la Desamortización. 

Fernando VII donó el Altar neoclásico que contiene una magnifica talla de Cristo Crucificado del siglo XVI. También podemos admirar una Virgen de la Soledad (XVII) y otras imágenes posteriores.

En ella, la ciudad juró la Constitución de Cádiz en 1812. 

Acoge a la Hermandad del Santo Entierro.

 Iglesia de las Angustias

Situada en la Plaza del Ayuntamiento, data del siglo XVII. Formó parte del antiguo Convento de las Monjas Concepcionistas.

Su extraordinario retablo es de estilo barroco. Cuenta con magníficas imágenes como la Virgen de los Reyes ( XVI), el Cristo de la Veracruz y la Virgen con Jesús Yacente. 

Acoge a las Hermandades de la Borriquita y Las Angustias.

 

Casa-Palacio de los Topete
A lo largo de la calle El Santo, pueden contemplarse dis tintas casas-palacio. En el grabado, fachada de la Casa-Palacio de los Topete, probablemente la casa más antigua de la ciudad. Es una casa blasonada  del siglo XVI, que perteneció originalmente a la familia Álvarez de Bohórquez. Su interior es un auténtico museo ( azulejería, imágenes, patio con columnata, etc...). Es de destacar una imagen de la Virgen, atribuida a Mercadante.

Casa-Palacio de los Ríos

         Casa original del siglo XIX, con características coloniales. Posee un espléndido patio con una gran columnata de mármol de Carrara, color rosa.

 

Calle El Santo

Es el eje central del casco antiguo. Antiguo acceso a la ciudad, desde Sevilla y Cádiz, era donde se celebraba la Feria.

En ella podemos admirar multitud de casas señoriales, con hermosos patios de estilo sevillano.

Algunas de ellas atribuidas al arquitecto Aníbal González, constructor de la Plaza de España de Sevilla, fueron remodelada con motivo de la Exposición Iberoamericana de Sevilla en 1929.