MASA ATÓMICA

Si suponemos que las sustancias están formadas por átomos, que se unen entre sí formando moléculas, es lógico pensar en cuál es la masa de esos átomos. Éste es un problema que se plantearon los científicos a principios del siglo XIX, en el marco de la Teoría Atómica, y que dio lugar a una laboriosa y apasionante tarea investigadora, llena de polémica que duró toda la primera mitad del siglo.

No tiene sentido pensar que un átomo o una molécula se puede pesar directamente en una balanza. Tampoco podemos hallar la masa de los átomos pesando una cierta cantidad de sustancia simple y dividirla por el numero de átomos que haya en esa cantidad de sustancia porque es muy difícil conocer cuál es el número total de átomos. En realidad el proceso de medir la masa de los átomos fue bastante complicado y no se estudia en este curso.

Para expresar la masa de los átomos, los científicos eligieron en un principio, como unidad de masa atómica (u), la masa de un átomo de hidrógeno que es el átomo que tiene menor masa. Mediante diferentes experimentos, los científicos han determinado la masa atómica de los átomos de los diferentes elementos. Así, por ejemplo, la masa atómica del oxígeno es 16 u, esto significa que es 16 veces mayor que la del hidrógeno. En la tabla periódica aparecen los valores de las masas atómicas. Una vez determinada la masa atómica de cada elemento y conocida la fórmula de una sustancia, es fácil calcular la masa molecular de esa sustancia. Para ello basta con sumar la masa atómica de cada uno de los átomos que forman la sustancia según indique su fórmula.