LA TEORÍA CINÉTICO-MOLECULAR Y LA TEORÍA DE DALTON

La Teoría Cinético-Molecular (T.C.M.) explica los cambios físicos suponiendo que las moléculas se mueven más o menos rápidamente y se acercan o se alejan unas de otras; pero estas moléculas no cambian, ya que las sustancias siguen siendo las mismas. Por ejemplo son cambios físicos los ocurridos en el azúcar cuando se disuelve en agua, o en el estaño al fundirse, el agua al hervir etc.

En las reacciones químicas las sustancias sí cambian; hay sustancias que desaparecen y otras nuevas que aparecen. Por lo tanto también cambian las moléculas. La T.C.M. se debe ampliar y modificar para que se puedan explicar los cambios químicos y una nueva teoría debe dar explicación a otros hechos que hemos observado:

Los elementos se representan abreviadamente por un símbolo que consiste en una o dos letras, que tienen relación, con el nombre de ese elemento en lengua latina o griega.

Según la teoría atómico-molecular, una reacción química consiste en la ruptura de las moléculas de las sustancias iniciales, llamadas reactivos uniéndose los átomos de otra manera por lo que se crean nuevas moléculas que corresponden a las sustancias que aparecen al final: productos. La T.C.M. interpreta las reacciones químicas suponiendo que las moléculas se rompen cuando chocan entre sí, pero no siempre se produce su ruptura y la correspondiente recombinación de átomos. Para que ello suceda es necesario que el choque sea lo suficientemente fuerte. Además, según la teoría, también influye la clase de moléculas que chocan, muchas veces a temperatura ambiente se producen modificaciones, por ejemplo el cinc reacciona con ácido clorhídrico, otras veces es necesario aumentar la temperatura para que se forme un compuesto determinado, por ejemplo la síntesis del agua a partir de hidrógeno y oxígeno, y otras muchas ocasiones en que las moléculas no cambian aunque tengan mucha energía y choquen adecuadamente.

Lo que llamamos elemento es una clase de átomo que se representa mediante un símbolo químico. La distribución de átomos iguales da lugar a las moléculas que forman parte de las sustancias simples (hierro Fe, oxígeno O2, ozono O3).

Lo que llamamos compuesto son sustancias formadas por moléculas con más de un tipo de átomos diferentes. Para llamarlos se utilizan nombres que hacen referencia a los distintos átomos que forman la molécula. Las fórmulas representan el número de átomos de cada clase que hay en las moléculas de las sustancias: agua H2O (2 átomos de H y 1 átomo de O); sal Na Cl (1 átomo de Na y 1 átomo de Cl).