Uso del telescopio de aficionado.
1. Componentes de un telescopio de aficionado
2. El sistema de coordenadas terrestre
3. Alineación polar
4. Localización de un objeto celeste
5. Ejemplo práctico

Vuelve al Menú Principal



Componentes de un telescopio de aficionado.                                       G

    Empezaremos analizando cada una de las partes de un telescopio de aficionado, en concreto un C102-HD cuyas cararacterísticas ópticas son 102 mm de diámetro de objetivo y 1000 mm de distancia focal, con montura ecuatorial y escala Vernier de Ascención Recta:
 
 
Partes del telescopio
1.   Prisma cenital 9.   Escala de latitud
2.   Ocular 10. Tornillo de ajuste de altitud
3.   Buscador 11. Pesas
4.   Mando de enfoque 12. Tornillo de ajuste de acimut
5.   Círculo de posición de Declinación (DEC) 13. Mando de movimiento lento de A. R.
6.   Palanca de Ascensión Recta (A. R.) 14. Palanca de DEC.
7.   Círculo de posición de A. R. 15. Mando de movimiento lento de DEC.
8.   Buscador de la Polar  16. Trípode con bandeja de accesorios

    Las distintas partes del telescopio y cómo se debe utilizar para localizar un objeto celeste se tratará mas adelante. Mientras podemos tener una primera impresión con respecto a lo que podemos llamar telescopio de aficionado:
 
 

     Puede parecer poca cosa pero mejora si pasas el ratón por encima de la fotografía.
 
 
 
 
 

El sistema de coordenadas celestes.                                                      G

    El sistema de coordenadas celestes es una proyección imaginaria del sistema de coordenadas geográficas de la Tierra en la esfera celeste. Esta malla se completa con el ecuador, latitudes, longitudes y polos.

    La Tierra está en constante movimiento ya que gira sobre su eje. Realmente el sistema de coordenadas celestes está siendo desplazado lentamente respecto a las estrellas. Este efecto se denomina precesión y está causado por las influencias gravitacionales provocadas por el Sol, la Luna y otros cuerpos celestes.

    El ecuador celeste es un círculo de 360º que divide la esfera celeste en dos hemisferios, norte y sur. Al igual que el Ecuador de la Tierra, el Ecuador celeste es el primer paralelo de latitud y se designa como 0º.

    Los paralelos celestes de latitud se denominan "coordenadas de declinación (DEC)", y al igual que las latitudes de la Tierra se nombran por su distancia angular al ecuador. Estas distancias se miden en grados, minutos y segundos de arco. Cada grado tiene 60 minutos de arco y cada minuto de arco tiene 60 segundos de arco. Las declinaciones al norte del ecuador son "+" y aquellas al sur del ecuador son "-". El polo norte está a "+90º" y el sur a "-90º".

    Los meridianos celestes de longitud se denominan "coordenadas de ascensión recta (A. R.), y al igual que los de la Tierra se extienden de polo a polo. Existen 24 coordenadas principales de A.R., distribuidas alrededor de los 360º del ecuador y separadas cada 15º. Igual que las longitudes de la Tierra, las coordenadas de A. R. son una medida de tiempo, así como de distancia angular. Por eso decimos que los meridianos principales de longitud de la Tierra están separados una hora de tiempo porque la Tierra gira una vez cada 24 horas (una hora = 15º). El mismo principio se aplica a las longitudes celestes ya que la esfera celeste parece girar una vez cada 24 horas. Las horas de A. R. están, a su vez, divididas en minutos de arco y segundos de arco, teniendo cada hora 60 minutos de arco y cada minuto 60 segundos de arco.

    Los astrónomos prefieren la designación de tiempo para las coordenadas de A. R. aún cuando las coordenadas definen posiciones en la esfera celeste, porque esto facilita la determinación de la distancia a la cual estará antes de que una estrella cruce una línea determinada norte-sur en el cielo. Por ello, las coordenadas de A. R. están marcadas en unidades de tiempo en dirección este desde un punto arbitrario en el ecuador celeste en la constelación de Piscis. La primera coordenada A. R. que pasa a través de este punto está designada como "0 horas 0 minutos 0 segundos". Este punto de referencia donde se cruza con el ecuador celeste se denomina equinocio vernal. Todas las demás coordenadas están determinadas por el número de horas, minutos y segundos que quedan retrasadas respecto a esta coordenada después de haber pasado por encima nuestro en dirección oeste.

    Dado un sistema de coordenadas, ahora es posible localizar objetos celestes haciendo coincidir sus coordenadas con los círculos de posición del telescopio. Así se explica la utilidad de los círculos de posición de las monturas ecuatoriales a la hora de localizar objetos por coordenadas.
 
 

Alineación polar.                                                                                      G

    La alineación polar es el proceso mediante el cual el eje de rotación del telescopio es alineado (es paralelo) con el eje de rotación de la Tierra. Una vez alineado el instrumento, y en combinación con un motor de seguimiento, será posible seguir objetos celestes a medida que se desplazan por el cielo. El resultado es que los objetos observados con el telescopio paraceran estacionarios, es decir, no se moverán del campo de visión. Si el telescopio no dispone de motor de seguimiento, los objetos desapareceran del campo de visión tanto más rápido cuanto más aumentos se tenga.

    Este movimiento está causado por la rotación de la Tierra. Incluso si no se emplea un motor de arrastre, es aconsejable realizar la alineación polar ya que con ello reduciremos el número de correcciones necesarias para el seguimiento de un objeto, limitándolas a un solo eje, el de A. R. Existen diversos métodos de alineación polar, todos ellos se basan en un principio similar, aunque se ejecutan con ligeras diferencias.

    Para cada hemisferio, hay un punto en el cielo alredor del cual todas las demás estrellas parecen girar, estos puntos se denominan polos celestes y están determinados por el hemisferio en el que se encuentran. Por ejemplo, en el hemisferio norte todas las estrellas se mueven alrededor del polo norte celeste. Cuado el eje polar del telescopio apunta al polo celeste, podemos decir que es paralelo al eje de rotación de la Tierra.

    Algunos de los métodos de alineación requieren que se sepa localizar el polo celeste mediante la identificación de estrellas en el área de observación. Para aquellos observadores situados en el hemisferio norte, la localización del polo celeste es relativamente sencilla. Afortunadamente, hay una estrella visible a simple vista situada a menos de un grado de dicho polo y que en los próximos años aún se acercará más a dicho polo celeste. Esta estrella, denominada Polar, es la última del brazo del carro de la Osa Menor. Debido a que la Osa Menor no es una de las constelaciones más brillantes del cielo, su localización puede resultar difícil, especialmente dese áreas urbanas. En este caso, emplee las dos últimas estrellas del carro de la Osa Mayor. Trace una línea imaginaria prolongando unas cinco veces la distancia entre estas estrellas hacia la Osa Menor. Esta línea apuntará a la Polar. La posición de la Osa Mayor cambiará durante el año y en el transcurso de la noche. Cuando resulte difícil localizar la Osa Mayor, especialmente en su posición más baja, utilice Cassiopea. Si no, emplee una brújula que señale al norte y aproximadamente a media altura entre el cenit (punto de la esfera celeste correspondiente al extremo superior de la vertical que pasa por el lugar donde nos encontramos) y el horizonte encontrará un estrella solitoria que destaca sobre las demás del lugar, sobre todo en áreas urbanas.

    Para la localización de estrellas, nebulosas, etc, es necesario una buena alineación polar, para ello se deber seguir los siguientes pasos:
 

1. El eje de A. R. debe apuntar al Polo Norte.

2. La montura ecuatorial debe estar perfectamente nivelada. El cabezal del trípode que sostiene el telescopio debe llevar un nivel con el cual se conseguirá la nivelación.

3. Ajuste la latitud de la montura con relación a la latitud del lugar de observación. Para ello utilice el mando de ajuste de latitud (10) y la escala de la montura ecuatorial (9).

4. Afloje la palanca de DEC (14) y mueva el tubo del telescopio hasta que quede paralelo con el eje polar de la montura (eje de A.R.). Una vez conseguido esto, el círculo de posición de declinación (5) deberá marcar "+90º".

5. Mediante los mandos de ajuste de latitud (10) y acimut de la montura (12), mueva la montura hasta que la Polar esté en el campo de visión del buscador (3).

6. Termine de centrar la Polar en el campo de visión del telescopio con los mandos de altitud y acimut. Recuerde no mover el telescopio en A. R. o DEC.


    En este momento, estaremos cerca del polo pero posiblemente no justo en él. Para mejorar la precisión de la alineación, sobre todo a la hora de efectuar fotografías, se puede colocar un Buscador de la Polar que se acopla en el eje polar de la montura. Si no lo tienes tal vez tengas que hacer varias alineaciones hasta conseguir la que más se acerque a la buena. Fotografía.
 
 
 

Localización de un objeto celeste.                                                          G

    Localizar un objeto celeste que es visible su posición a simple vista es fácil: dirigimos el telescopio hacia esa posición, miramos a través del buscador, lo localizamos, lo centramos y ya podemos mirar por el ocular y el objeto se encontrará en el campo de visión. De esta forma podemos ver objetos brillantes y conocidos como son la nebulosa de Orion, los planetas Júpiter, Saturno, Marte y Venus, las Pleyades, etc.

    Se podría pensar que para ver estos objetos no sería necesario una montura ecuatorial, pero si lo es, ya que la montura ecuatorial juega a su favor el factor tiempo, y con un motor de seguimiento o correcciones en el eje de A. R., el objeto nunca se saldrá de nuestro campo de visión, hecho que no ocurre si la montura es acimutal.

    Afortunadamente, la montura ecuatorial nos permite, no sólo seguir un objeto celeste de manera cómoda sino encontrar otros objetos no visibles a simple vista, extendiendo el campo de actuación de nuestro telescopio de aficionado.

Para la localización de un objeto de magnitud superior a 5, (en áreas urbanas es la magnitud límite con suerte), se necesita:

1. Alinear lo mejor posible el telescopio con la Polar tal como se ha explicado anteriormente.

2. Conocer la posición del objeto buscado en coordenadas celestes de A.R. y DEC.

3. Conocer la posición de un objeto conocido, estrella o planeta fácilmente localizable.

4. Se alinea el telescopio con el objeto conocido quedando la declinación en su posición correcta, hecho que ocurrirá si el telescopio está correctamente alineado con la Polar.

5. Se restan las coordenadas de A. R. del objeto buscado con las coordenadas de A. R. del objeto conocido.

6. El resultado de esta diferencia se traslada al círculo de A. R. del telescopio que debe encontrarse alineado con el objeto conocido, de tal modo que si la A. R. del objeto buscado es mayor que la A. R. del objeto conocido, en el círculo de A.R. debe aparecer dicha diferencia y mover el telescopio en A. R. hasta que señale 0 horas. Pero si la A. R. del objeto buscado es menor que la A. R. del objeto conocido entonces se coloca en 0 horas cuando esté alineado con el objeto conocido y se mueve hasta que la A. R. señale esa diferencia obtenida sobre el cículo de A. R.

7. Cuando se mueva el telescopio en declinación para que esta tenga la declinación del objeto celeste buscado y miremos por el buscador, debe aparecer en el campo del buscador el objeto celeste buscado. Si este objeto es demasiado pequeño o/y débil, tendría que ser observado a través del ocular siempre el de menor potencia que tengamos, ya que los círculos de A. R. y DEC. no son lo suficientemente exactos como para que confiemos que acertemos a la primera, además es muy difícil una alineación con la Polar perfecta, por lo que es casi seguro que tendremos que hacer un pequeño barrido de la zona localizada para encontrar el objeto celeste.

8. Por último es aconsejable hacer una serie de ensayos con varios objetos conocidos para saber si tenemos correctamente alineado el telescopio antes de acometer una búsqueda de un objeto celeste cuya posición exacta desconozcamos.

     Para el cálculo de las diferencias entre las ascenciones rectas del objeto celeste buscado y del objeto celeste conocido puedes rellenar los siguientes campos:
G

Ascención Recta del objeto buscado:

             Horas:         Minutos: 

Ascención Recta de objeto celeste conocido:

             Horas:         Minutos: 
 

Resultado de las operaciones: 

                        Horas:     Minutos: 


 
 
 

Ejemplos prácticos.                                                                                 G

    Supongamos que estamos interesados en encontrar la nebulosa planetaria RNGC 6210 de magnitud 9,5. En principio sabemos que es bastante difícil a menos que conozcamos sus coordenadas celestes y las usemos para su búsqueda. Procederemos del siguiente modo:

PRIMER EJEMPLO:

1º. Colocamos en el campo correspondiente las coordenadas del objeto buscado. Para nuetro ejemplo son A.R.: 16 h 45' , DEC: 23º 45'.

2º. Para el objeto conocido, buscamos una estrella brillante relativamente cercana, Altair (alfa Aquila), cuyas coordenadas son: A.R.: 19 h 50', DEC: 8º 52'.

3º. Utilizamos los campos de la página web para obtener la diferencia de coordenadas que resulta: A.R.: 3 h 5'
 

  • 4º. El resultado de esta diferencia se traslada al círculo de A. R. del telescopio que debe encontrarse alineado con el objeto conocido, de tal modo que como la A. R. del objeto buscado es menor que la A. R. del objeto conocido entonces se coloca en 0 horas cuando esté alineado con el objeto conocido y se mueve hasta que la A. R. señale esa diferencia obtenida sobre el cículo de A. R.
  • 5º Se procede tal como se describió anteriormente. G

  • SEGUNDO EJEMPLO:
     

    1º. Colocamos en el campo correspondiente las coordenadas del objeto buscado. Para este ejemplo vamos a elegir las del planeta Urano en Septiembre de 1999, cuyas coordenadas eran: A.R.: 21 h 04' , DEC: -17º 29'.

    2º. Para el objeto conocido, buscamos una estrella brillante relativamente cercana, Altair (alfa Aquila), cuyas coordenadas son: A.R.: 19 h 50', DEC: 8º 52'.

    3º. Utilizamos los campos de la página web para obtener la diferencia de coordenadas que resulta: A.R.: 1 h 14'.

    4º. El resultado de esta diferencia se traslada al círculo de A. R. del telescopio que debe encontrarse alineado con el objeto conocido de tal modo como la A. R. del objeto buscado es mayor que la A. R. del objeto conocido, en el círculo de A.R. debe aparecer dicha diferencia y mover el telescopio en A. R. hasta que señale 0 horas.
     

  • 5º Se procede tal como se describió anteriormente. G

  •