Historia del pensamiento científico. Siglo XX

Historia del Pensamiento Científico. Siglo XX


DESARROLLO DE LAS MATEMÁTICAS


Medios de comunicaciónGeorg Ferdinand Ludwig Philipp Cantor(1845-1918)

Como en todas las ciencias, la impronta a través de la cual se manifiesta la vida matemática moderna es, ante todo, el enorme aumento de número de investigadores y publicaciones. La forma exponencial de este crecimiento, sensible ya a lo largo del último tercio del siglo XIX, se mantiene en conjunto a pesar de las dos grandes guerras y los trastornos sociales que ellas acarrearon. Mientras que hacia 1880 no había en el mundo más que unos veinte periódicos consagrados a las Matemáticas, hoy en día hay varios centenares y resulta ya imposible estar al corriente del movimiento matemático sin disponer de una biblioteca que contenga, por lo menos, las 50 publicaciones periódicas más importantes. La multiplicidad de revistas y las crecientes facilidades de publicación tienden de una parte a acelerar la difusión de las nuevas ideas, pero de otra a dificultarla, por la simple imposibilidad material de leer todo lo que se publica y discernir sin guía las novedades valiosas de los artículos más o menos triviales. Para paliar esta dificultad, se dispone en primer lugar de periódicos consagrados al análisis de otras publicaciones: el viejo Jahrbuch über die Fortschritte der Mathematik, fundado en 1868, lastrado por un retraso de varios años después de la guerra de 1914, cedió el puesto en 1932 al Zentralblatt für Mathematik, al cual vinieros a unirse en 1940 los Mathematical Reviews americanos y más recientemente el Referativnyi Zurnal ruso. Pero, a pesar de su enorme aumento en el número de páginas anuales y en sus equipos de editores, estas revistas han de enfrentarse con grandes dificultades para no verse sumergidas bajo la oleada siempre creciente de los artículos que deben analizar.

Otros procedimientos para separar el grano de la cizaña y mantener eficaces informaciones se ofrecen por suerte para los matemáticos de hoy. Paralelamente a la publicación de periódicos se operó la de las obras didácticas, que a menudo se agrupan en series monográficas bastantes especializadas: la más antigua de estas colecciones son la célebre Collection Borel, en Francia (fundada en 1898), los Cambridge tracts, en Inglaterra (hacia 1910), los Grundlehren der Mathematischen Wissenschaften y los Ergebnisse der Mathematik que comenzaros a aparecer en Alemania poco después de 1920; estas colecciones sirvieron de modelo a muchas otras, no solamente en los mismos países, sino también de un modo especial en la antigua U.R.S.S. y en Estados Unidos. Asimismo, es poco frecuente que una teoría nueva tarde más de diez años en ser objeto de enunciados didácticos.

Para las necesidades más urgentes de la investigación, la práctica alemana de los seminarios, destinados a analizar el estado de una cuestión o a pasar revista a las novedades más notables, se ha propagado universalmente; a menudo, los informes efectuados son roneotipados y pueden así llegar a un público más amplio; lo mismo ocurre con los cursos especializados profesados en numerosas universidades.

Finalmente, al lado de los grandes Congresos internacionales, que desde 1900 tienen lugar cada cuatro años (con dos interrupciones causadas por las guerras mundiales), se han multiplicado las reuniones más restringidas, coloquios, simposios, grupos de trabajo, donde se reúne un abanico más o menos amplio de especialistas, que confrontan sus recientes descubrimientos y discuten los problemas del orden del día.


índice Anterior: Desarrollo de las Matemáticas. Introducción Siguiente: Las escuelas nacionales