DESPIERTA OCCIDENTE

A finales del siglo XII y comienzos del XIII podemos considerar que despierta Occidente de su letargo científico. Se crean las primeras universidades: Palencia (1208, la española más antigua), Salamanca (1218), Bolonia (1088, la europea más antigua), ... Se inventó la brújula y el reloj mecánico.

Con respecto a las matemáticas el verdadero despertar tuvo lugar en Italia con Leonardo de Pisa (Fibonacci); en su obra Liber abaci aparece su  famosa sucesión y el reconocimiento de la utilidad de las cifras arábigas en los cálculos científicos, entre otras cosas.

De  la matemática española de los siglos XIII y XIV hay muy poco que merezca la pena mencionar. Los dos autores más destacados son Raimundo Lulio autor de Arte Magna, donde aparece gran parte de la matemática de la época; y Qalasadi, uno de los introductores del simbolismo, aunque su obra se limita a problemas aritméticos.

Con la astronomía ocurrió todo la contrario que con la matemática; según Menendez Pelayo, toda la astronomía que se supo en Europa desde el siglo IX hasta  Copérnico fue de origen español. Una gran contribución fue la de Alfonso X el Sabio, que  hizo llamar a Toledo a sus mejores especialistas.


Documento anterior Principio de página Documento posterior